Albergues de acogida tradicional

El camino se está convirtiendo en un negocio, lo cual nunca hemos criticado, porque entendemos que los lugares que se encuentran en su trazado, deben prosperar gracias al paso de peregrinos de todo el mundo, que son los que comparten no solamente cultura, también esa riqueza tan necesaria para estos pequeños pueblos.

Pero cuando el negocio se antepone al peregrino, rechazamos este comportamiento, porque en esta ruta de peregrinación, lo importante siempre ha sido y será el peregrino y si al peregrino se le ve solamente por lo que puede aportar económicamente, se olvidan otros valores que son los que han

conseguido que perviva esta ruta de peregrinación.

Desde el momento que asumimos la gestión del albergue municipal de Tábara, quise poner en práctica esos valores que había aprendido en lugares tan entrañables como Tosantos, Fuenteroble de Salvatierra, Bodenaya, San Roque, Castrojeriz, Puente Duero, y un largo etc. de lugares en los que la acogida tradicional, los diferencia de los demás albergues que cuantifican los peregrinos que acogen, de otra forma.

Viendo la deriva que estaban tomando algunos lugares de acogida, Juan Carlos Pérez presidente de la FICS, trató de mantener esta esencia de la peregrinación creando una asociación de albergues de acogida tradicional.

A esta primera convocatoria, asistimos una decena de albergues, que formamos la asociación que nos representa en la actualidad. El acta constituyente fue firmada por 10 albergues, tres de ellos de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, el albergue de Ponferrada, el parroquial de Foncebadón, el de Astorga, el parroquial de Puente Órbigo, el de Fuenteroble de Salvatierra y las Carbajalas de León.

Pretendemos acoger en esta asociación a aquellos que mantengan esta filosofía de acogida y tratar que con el paso del tiempo, en lugar de que vaya desapareciendo, esta forma de acogida sea tomada como ejemplo.